Seleccionar página

Dolor de cabeza , ¿dónde te duele?

Los dolores de cabeza son una de las enfermedades más comunes, pero sé que esto no es ningún consuelo si lo padeces.

Entre ellos se encuentran la Migraña, la Cefalea, la Sinusitis, etc. Términos de los que seguramente habrás escuchado hablar como dolores de cabeza pero que no son realmente lo mismo.

La dilatación de las arterias es una de las causas de muchos dolores de cabeza y el tratamiento, por lo general, consiste en tomarte un par de aspirinas y relajarte. 

Pero a veces, el dolor de cabeza va a más y se vuelve crónico.

Lo cierto es, que tus intentos para tratar los dolores de cabeza pueden empeorarlos.

Esto sucede, cuando evaluamos la causa del dolor de una manera incorrecta.

Causas del Dolor de Cabeza

Las causas de un dolor de cabeza son múltiples.

Entre las más comunes:

  • El estrés
  • Problemas visuales
  • Beber alcohol en exceso
  • Fumar
  • No comer adecuadamente y saltarse alguna comida.
  • No tomar suficiente líquido y, en consecuencia, estar deshidratado.
  • Algunos medicamentos.
  • El periodo menstrual.
  • Hacer un viaje largo.
  • Pasar demasiado tiempo delante con el móvil, en el ordenador o viendo la TV.
  • Trastornos del sueño.

Igualmente, existen algunas infecciones menos frecuentes que también pueden desencadenar un dolor de cabeza.

  • La gripe
  • infecciones nasales
  • infecciones en el aparato urinario
  • infecciones de oído
  • enfermedad de Lyme

Los Dolores de Cabeza más frecuentes

Los Dolores de Cabeza se clasifican en base al área que se ve afectado cuando te ataca el dolor.

Por eso, piensa en que zona de la cabeza sientes dolor y molestias.

En base a eso, existen 4 tipos de cefaleas.

Sinusitis: Es una inflamación de los senos paranasales (cavidades huecas que se localizan en los huesos que rodean a la nariz) debida a una alergia o a una infección a un virus, bacteria u hongo.

Si tu dolor de cabeza está relacionado con la sinusitis, no debes tratarlo como otro dolor de cabeza.

Para remediarlo puedes utilizar un spray nasal, un humidificador o antibióticos recetados por tu médico.

De este modo, tus cavidades sinusales inflamadas desaparecerán. Deberás hacer lo mismo para cualquier dolor de cabeza relacionado con una alergia.

Brotes: Las molestias normalmente se concentran en un lado de la cabeza y el dolor recorre la frente hasta llegar a un ojo.

En ocasiones, suele ir acompañado de goteo nasal, enrojecimiento del ojo afectado, inflamación del párpado, etc…

Los ataques pueden ocurrir de forma regular durante 1 semana o incluso hasta 1 año.2

Por lo general, los hombres resultan más afectados que las mujeres por este tipo de dolor de cabeza.

Además, puede aparecer a cualquier edad, pero resulta más común entre los 20 y 30 años.

Tensión: un tipo de dolor de cabeza muy común. Se hace referencia a la cefalea tensional cuando hablamos del dolor en el área de cabeza, el cuero cabelludo o el cuello.

Ocurre cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo se contraen. Estas contracciones musculares pueden ser el resultado de estrés, ansiedad, depresión o un traumatismo craneal.

Migraña: es probablemente, el más infame y temido de todos los tipos de dolores de cabeza.

Se caracteriza por ataques de dolor de cabeza y pinchazos muy exagerados causada por la inflamación de los vasos sanguíneos y las arterias que envuelven el cerebro.

El dolor suele estar centrado a un solo lado de la cabeza y suele durar entre 4 horas y 3 días.

Puedes incluso ver auras, o destellos de luz antes de sufrir el dolor, que te servirán como advertencias de que una migraña está en camino.

Por el momento, no hay una solución para las migrañas, sino una variedad de opciones y de tratamientos.

Por lo que, te recomiendo que visites a tu médico para encontrar una combinación de soluciones que reduzcan la frecuencia y la intensidad de las migrañas y atienda a tus necesidades.

Lo mismo ocurre con el resto de Dolores de Cabeza, cada uno tiene su propio tratamiento que deberos consultar con el médico.

Para más información sobre dolores de cabeza y otros temas de salud visita nuestro blog.

En InfoFamily, cuidamos de tu salud y la de tu familia.

Ley de dependencia: Ayuda a los mayores

Para entender la Ley de Dependencia, primero tendremos que saber como se define la situación de dependencia. Esta situación, se define como “la necesidad de ayuda o asistencia importante para poder realizar las actividades de la vida cotidiana”.

¡Te ayudamos en este artículo!

¿Qué es la Ley de Dependencia?

La dependencia no es sólo sinónimo de vejez, puesto que puede darse a cualquier edad, aunque los mayores suelen ser los más afectados.

La situación legal de la Ley de Dependencia, se reconoce oficialmente mediante un proceso legal que comienza con la presentación de la solicitud de reconocimiento, a través de una escala que ayuda a valorar la capacidad de la persona para llevar a cabo actividades básicas de la vida  diaria por sí misma, así como la necesidad de apoyo y supervisión para realizar estas actividades por personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental.

Las valoraciones serán responsabilidad de los órganos de valoración que determine cada Comunidad Autónoma, estos emitirán un informe sobre el grado y nivel de dependencia, especificando los cuidados que dicha persona pueda requerir.

¿Qué tipos de dependencia existen?

La Ley de Dependencia cuenta con cuatro tipos de dependencia; lo cual nos ayuda, más adelante a diferenciar el grado de dependencia de cada persona:

  • Dependencia física: la persona pierde el control de sus funciones corporales y de su interacción con los elementos físicos del entorno. Por ejemplo; esclerosis múltiple o las consecuencias producidas por un traumatismo cerebral.
  • Dependencia psíquica o mental: pérdida de la capacidad para resolver problemas y de tomar decisiones. Por ejemplo; Alzheimer.
  • Dependencia sensorial: está dependencia se debe a la alteración de alguno de los sentidos; la vista y el oído fundamentalmente.
  • Dependencia mixta: se inicia a partir de una enfermedad que provoca problemas de diversa naturaleza, como dependencia física por afectación de la movilidad relacionada con problemas sensoriales, a la hora de hablar, problemas al tragar y de comunicación.

Grados de dependencia

La Ley de Dependencia, reconoce tres grados dentro de dicha ley:

  • Grado I o Dependencia moderada: cuando la persona necesita ayuda, para realizar actividades básicas de la vida diaria; o necesita apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.
  • Grado II o Dependencia grave: cuando la persona necesite ayuda, para realizar actividades básicas de la vida diaria; pero sin requerir apoyo permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.
  • Grado III o Gran dependencia: cuando la persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas y, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesita el apoyo indispensable y continuo de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

Requisitos para beneficiarse de la Ley de Dependencia

Para beneficiarse de los derechos que otorga la Ley de Dependencia, es necesario cumplir los siguientes requisitos:

 

  • Ser español.
  • Residir en territorio nacional.
  • Que el órgano evaluador de la Comunidad Autónoma correspondiente le declare “dependiente”.

¿Qué prestaciones económicas tiene La Ley de Dependencia?

La Ley de Dependencia, cuenta con varias prestaciones económicas para las personas reconocidas por esta ley como dependientes.

  • Cuidados en el entorno familiar y apoyo de cuidadores no profesionales; siempre que se den las circunstancias adecuadas y el Programa Individual de Atención lo establezca; el dependiente recibirá atención por cuidadores no profesionales.
  • Vinculada al servicio; cuando el acceso a un servicio público o concertado de atención y cuidado no sea posible.
  • Asistencia personal, contribuir a la contratación de un cuidador profesional, durante un número de horas, que facilite al beneficiario el acceso a la educación y al trabajo, y a tener una vida más autónoma a la hora de realizar actividades básicas.

Aprovéchate de InfoFamily para adquirir toda la información posible sobre esta afección ocular y otras dolencias.

¿Por qué tengo Migraña?

La migraña es más que un simple dolor de cabeza. De hecho, ni todos los dolores de cabeza son migrañas, ni todas las migrañas comienzan con dolores de cabeza.

En España, más de 3,5 millones de personas padecen esta difusión de forma ocasional y alrededor de un millón la sufren de forma crónica.

A continuación, todo lo que tienes que saber sobre los síntomas, los factores de riesgo y cómo prevenir la Migraña.

¿Qué es la Migraña?

La migraña es una de las cefaleas que causa mayor número de visitas al médico en nuestro país.

Generalmente, una migraña se caracteriza por un dolor de cabeza intenso y pulsátil que habitualmente afecta a un lado de la cabeza, pudiendo afectar igualmente a ambas partes.

El dolor empieza repentinamente y suele ir acompañado de otros síntomas como mareos, dolor ocular, náuseas, etc…

Aunque la migraña puede darse a cualquier edad, por lo general comienza en personas entre 10 y 30 años de edad. Asimismo, resulta más frecuente en mujeres que en hombres.

Alrededor de la mitad de las personas con migraña tienen familiares que sufren esta patología. Por lo tanto, es de suponer que la genética pueda tener algo que ver.

Factores de Riesgo de la Migraña

Los ataques de migraña son muy diferentes entre las personas que lo padecen y en una misma persona a lo largo de su vida.

Y, por ello, las causas o factores de riesgo que los producen también suelen serlo.

Por eso, conocer los factores que favorecen su aparición puede ayudarte a prevenirla.

A continuación, los factores más frecuentes de migraña:

  • Estrés y ansiedad.
  • Edad. En la infancia la migraña se presenta en ambos sexos por igual en niños y niñas. A partir de la pubertad y debido a los cambios hormonales, las mujeres tienen más probabilidades de sufrir migraña.
  • Trastornos del sueño.
  • Factores hormonales (por ejemplo, antes de la menstruación o durante la menopausia).
  • Consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  • Consumo cafeína.
  • Esfuerzo físico.
  • Cambios relevantes en el clima y las temperaturas.
  • Ciertos alimentos.
  • La exposición a luces intensas.
  • Olores fuertes.
  • Enfermedades infecciosas.
  • Traumatismos craneales.
  • Medicamentos.

Síntomas y prevención de la Migraña

Constituye un conjunto de síntomas entre los que se encuentran los mencionados a continuación.

A pesar de que la causa parece ser genética, existen distintos factores que precipitan la aparición los estos síntomas.

Por tanto, siempre es mejor tomar precauciones para minimizar los efectos de esta dolencia:

  •  Cuida tu alimentación. Detecta y evita consumir alimentos que te producen migraña. Igualmente, reduce o evita otras sustancias como el alcohol, el tabaco, la cafeína etc…
  • Mantener unos hábitos de sueño saludables puede ayudar a prevenir la migraña.

En InfoFamily cuidamos de tu salud y la de tu familia. Para más información sobre cuidado dolores de cabeza más habituales y otras patologías visita nuestro blog.

 

La Obesidad, más que un problema de peso

La obesidad es algo más frecuente en varones que en mujeres.

La frecuencia de la obesidad está aumentando en la mayoría de los países desarrollados y en vías de desarrollo.

El mejor método para saber si un persona es obesa y la gravedad de la obesidad es calcular el índice de masa corporal (IMC).

Todo sobre la Obesidad a continuación.

¿Qué es la Obesidad?

El sobrepeso consiste en tener un peso corporal extra de músculo, hueso, grasa y/o agua.

Cuando hablamos de la acumulación anormal o excesiva de grasa en el organismo estaríamos hablando de obesidad.

El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo que acentúan y agravan a corto plazo y de forma evidente numerosas enfermedades crónicas, como por ejemplo la diabetes o la hipertensión.

Para saber si una persona tiene obesidad debemos tener en cuenta el índice de masa corporal (IMC).

Causas de la Obesidad

La aparición de la obesidad puede estar ligada a una o varias causas.

El sedentarismo excesivo de algunas personas y el exceso de alimentos sumamente procesados, que contienen grasas, harinas, azucares y una gran cantidad de sal son los principales causantes de la obesidad,

Además de estos problemas más habituales como la mala alimentación o la falta de ejercicio físico, también existen, por ejemplo, los factores genéticos.

Si bien la genética juega un rol importante en la obesidad, pero esta no es determinante en peso de una persona.

A pesar de que los genes pueden ser una predisposición a la hora de tener sobrepeso y obesidad, este solo se produce cuando se combina con otros factores, como las costumbres, la alimentación, etc.

Igualmente, algunos estudios demuestran que cuanto menos duerma una persona, más probable es que tengan sobrepeso u obesidad. Esto se debe, a que las hormonas que liberamos mientras dormimos controlan el apetito y el consumo de energía de nuestro organismo.

Asimismo, los factores socioeconómicos también pueden influir en la aparición en esta enfermedad. En algunos países desarrollados, la frecuencia de la obesidad es mayor en personas de nivel socioeconómico bajo que entre las de nivel más alto.

Y, por último, están los factores emocionales ya que algunas personas comen más de lo habitual cuando están aburridas, enojadas, molestas o estresadas.

Consecuencias de la Obesidad

Por lo general, una persona con obesidad podría padecer enfermedades como:

  • Problemas cardiovasculares (hipertensión, diabetes, colesterol alto, etc.).
  • Sufrir artrosis o artritis
  • Dificultad para respirar.
  • Fatiga
  • Mayor tendencia al cáncer.
  • Trastornos de sueño
  • Ansiedad
  • Depresión

Por lo general, la esperanza de vida de las personas con obesidad se reduce por las complicaciones que supone esta enfermedad.

Por suerte las cosas también funcionan al revés.

Si cambiamos nuestros hábitos y tratamos que regular nuestro IMC , el cuerpo lo agradece y se regulariza. Cuando adelgazamos se disminuye la presión arterial, baja el colesterol y se equilibra su nivel de glucosa en sangre.

Igualmente, empezaras a sentirte más ligera.

En InfoFamily trabajamos para ayudaros a ti y a tu familia en el cuidado de la salud.

 

¿Te gustó este contenido?

¡ Compártelo !

…… Tenemos más información de interés, descúbrela ……

¿Cómo saber si tengo Asma?

El Asma es uno de los trastornos crónicos más frecuentes a nivel mundial y cada vez más frecuente en niños y jóvenes.

En España, esta enfermedad afecta al 5% de la población adulta y hasta al 10% de la población infantil.

Continúa leyendo para conocer más sobre el Asma.

¿Qué es el Asma?

Se trata de una enfermedad del aparato respiratorio que provoca que las vías respiratorias se hinchen y se estrechen.

Es decir, los tubos que llevan el aire hacia dentro y fuera de tus pulmones.

Se caracteriza por una respiración difícil, tos seca, sensación de ahogo y ruidos sibilantes en el pecho.

Las causas generalmente suelen estar sujetas a alergias al polen, a los ácaros y a ciertos alimentos.

Cuando las personas asmáticas tienen contacto con dicha sustancia a la cual son alérgicos las vías respiratorias se estrechan.

¿Cómo detectar si padeces Asma?

Los síntomas más frecuentes en el asma son:

  • Tos. El síntoma más característico de esta enfermedad. Al principio, la tos suele ser seca y posteriormente puede provocar flemas y vómitos.
  • Cansancio y fatiga.  Agotamiento continuo.
  • Dificultad para respirar. Sensación de ahogamiento.
  • Flemas. Son los fluidos bronquiales que suelen expulsarse con la tos.
  • Sibilancias. Se manifiesta con un silbido al inhalar o exhalar aire. Para detectarlo, debes acudir al médico.

No todas las personas que sufren de asma presentan los mismos síntomas. Igualmente, tener estos síntomas no significa que tengas asma.

Lo mejor es consultar con tu médico para su diagnóstico. Seguramente, si finalmente padeces asma, este te suministrará un inhalador. Asegúrate de llevarlo siempre contigo.

Para más información sobre enfermedades del aparato respiratorio y otras patologías visita nuestro blog.

InfoFamily, uno más de tu familia.

¿Cuantas horas hay que dormir?

La cantidad y calidad de nuestro sueño influyen de manera muy importante en tu salud, tanto en la de tu cuerpo como en la parte psicológica.

Sin embargo, es uno de los hábitos saludables que descuidamos más en nuestro país.

A continuación, toda la información sobre la importancia y cómo mantener unos hábitos de sueño saludables.

¿Qué es el Sueño?

El sueño forma parte de la vida cotidiana de cualquier ser humano.

Se trata de una necesidad biológica que te permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento y bienestar del día a día.

Cada noche, mientras duermes, tu cuerpo pasa por diferentes fases de sueño que se suceden a lo largo de cuatro a seis ciclos de sueño durante toda la noche.

En definitiva, el sueño es una necesidad básica  y su satisfacción nos permite la supervivencia.

Por eso, dormir las horas necesarias y mantener unos buenos hábitos de sueño resulta necesario para cuidar de nuestra salud.

Buenos hábitos del sueño

Las personas que padecen alguno de los trastornos del sueño mencionados anteriormente, suelen estar preocupadas respecto a no dormir lo suficiente.

Cuanto más intentan dormir, más frustradas se ponen y más difícil les resulta conciliar el sueño.

Por eso si esto te ocurre a ti, puedes seguir estos consejos que te ayudaran a dormir mejor y conciliar el sueño.

 

  • Vete a dormir solo cuando te sientas cansado.
  • Evitar utiliza aparatos electrónicos antes de ir a dormir.
  • Desarrollo una rutina antes de ir a acostarse.
  • Evita o limita las siestas.
  • Práctica ejercicio físico de forma regular.
  • Evita el consumo de la cafeína.
  • Mantén el dormitorio a una temperatura agradable
  • Evita las comidas abundantes antes de ir a dormir.
  • La oscuridad puede ayudarte a conciliar el suelo (apaga la luz, baja las persianas, etc.).
  • Dedica un tiempo antes de dormir a la relajación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies