Seleccionar página

¿Cuantas horas hay que dormir?

La cantidad y calidad de nuestro sueño influyen de manera muy importante en tu salud, tanto en la de tu cuerpo como en la parte psicológica.

Sin embargo, es uno de los hábitos saludables que descuidamos más en nuestro país.

A continuación, toda la información sobre la importancia y cómo mantener unos hábitos de sueño saludables.

¿Qué es el Sueño?

El sueño forma parte de la vida cotidiana de cualquier ser humano.

Se trata de una necesidad biológica que te permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento y bienestar del día a día.

Cada noche, mientras duermes, tu cuerpo pasa por diferentes fases de sueño que se suceden a lo largo de cuatro a seis ciclos de sueño durante toda la noche.

En definitiva, el sueño es una necesidad básica  y su satisfacción nos permite la supervivencia.

Por eso, dormir las horas necesarias y mantener unos buenos hábitos de sueño resulta necesario para cuidar de nuestra salud.

Buenos hábitos del sueño

Las personas que padecen alguno de los trastornos del sueño mencionados anteriormente, suelen estar preocupadas respecto a no dormir lo suficiente.

Cuanto más intentan dormir, más frustradas se ponen y más difícil les resulta conciliar el sueño.

Por eso si esto te ocurre a ti, puedes seguir estos consejos que te ayudaran a dormir mejor y conciliar el sueño.

 

  • Vete a dormir solo cuando te sientas cansado.
  • Evitar utiliza aparatos electrónicos antes de ir a dormir.
  • Desarrollo una rutina antes de ir a acostarse.
  • Evita o limita las siestas.
  • Práctica ejercicio físico de forma regular.
  • Evita el consumo de la cafeína.
  • Mantén el dormitorio a una temperatura agradable
  • Evita las comidas abundantes antes de ir a dormir.
  • La oscuridad puede ayudarte a conciliar el suelo (apaga la luz, baja las persianas, etc.).
  • Dedica un tiempo antes de dormir a la relajación.

7 Trastornos del sueño más frecuentes

Dormir es una función natural y necesaria del organismo que te permite descansar y reponer las energías consumidas durante el día.

Por lo tanto, resulta vital para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Sin embargo, en muchas personas esta actividad se ve interrumpida y afectada, lo que a su vez provoca malestar y ciertos problemas de salud.

Desde InfoFamily te enseñamos cuáles son los 7 trastornos del sueño más frecuentes y como se manifiestan.

¿Qué son los Trastornos del Sueño?

Los trastornos o desórdenes del sueño son un amplio grupo de alteraciones que afectan al desarrollo habitual del ciclo sueño.

Estos incluyen dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido, quedarse dormido en momentos y lugares no deseados, dormir demasiado y otras conductas anormales.

Los trastornos del sueño muy graves, suelen interferir en el funcionamiento físico, mental y emocional del individuo.

Trastornos del sueño más frecuentes

Existen más de 100 trastornos diferentes de sueño, pero estos son los más comunes.

 

  • Insomnio: El insomnio es el más el trastorno del sueño más común.  Se trata simplemente de tener dificultades para quedarse dormido.Consiste en una reducción de la capacidad para dormir, pudiendo manifestarse antes de dormir o durante el sueño.Esto ocurre cuando eres incapaz de conciliar el sueño cuando te vas a dormir o cuando te despiertas durante la madrugada. Las consecuencias: agotamiento, estrés, falta de concentración…Este trastorno puede ser temporal, causada por preocupaciones cotidianas o crónica.
  • Apnea del sueño y ronquidos: Es un trastorno en el que la persona que lo padece hace una pausa en su respiración durante el sueño. Suele durar poco y la persona recupera su respiración normal con un ronquido fuerte o de lo contrario, se despierta.  Las personas que lo sufren normalmente no son conscientes de esta dolencia porque estos despertares repentinos son breves y por eso, suele ser un familiar el primero en notar estos síntomas. Este trastorno afecta a la calidad del sueño, lo que hace que no descanse bien. Igualmente, la apnea puede ser peligrosa para la salud, por lo que, si crees que tu o algún familiar la sufre lo mejor es acudir al médico para su diagnóstico.
  • Narcolepsia: Se trata de una enfermedad neurológica se debe a una anomalía en el cerebro que altera los mecanismos del sueño. Las personas que padecen este trastorno pueden quedarse dormidas durante 2-5 minutos en cualquier lugar y en ocasiones sin ser conscientes de ello. Estas personas con narcolepsia carecen del sueño de ondas lentas y pasan directamente a la fase REM. Puede resultar muy peligro ya que puede suceder en cualquier momento: cocinando, conduciendo, paseando…
  • Pesadillas/ Terror Nocturno: La pesadilla es una parasomnia relacionada con el sueño REM. Se trata de un sueño caracterizado por el miedo y la ansiedad. En ocasiones suele llegar a ser tan real que puede llegar a despertarte.
  • Sonambulismo: Es un trastorno del sueño en el cual un individuo de forma involuntaria se levanta en medio del sueño, habla, camina o puede llegar a hacer una diversidad de cosas mientras está durmiendo. El Sonambulismo si no se controla puede ser realmente peligroso por lo que se recomiendo visitar a un especialista.
  • Síndrome de piernas inquietas: se trata de una alteración en la cual la persona que esta durmiendo necesita mover sus extremidades. Por ello, se despierta y se sienta en la cama o se levanta a caminar por la casa. Suele ocurrir por las mañanas, de modo que se detiene el sueño y no se vuelve a recuperar, lo que trae consecuencias como: irritación, desorientación, malestar… Aunque las verdaderas causas todavía se desconocen en algunos casos suele tener algo que ver con la falta de hierro en el organismo.
  • Enuresis nocturna: consiste en la emisión repetida de orina de manera involuntaria o en la cama por la noche.Se trata de un trastorno relativamente común en los niños, pero los pediatras advierten que si la incontinencia urinaria ocurre muy a menudo y en repetidas ocasiones esto puede ser considerada una enfermedad.

7 datos que te sorprenderán del Ictus

En InfoFamily trabajamos para ayudarte a cuidar de tu salud y la de los que más quieres.

Suscríbete a nuestro blog conoce más sobre enfermedades cerebrovasculares y otras patologías.

El color de tu orina ¿Qué dice de tu salud?

Puede que no seas de esas personas que le da mucha importancia a vigilar su orina.

Controlar tanto los cambios en su olor o color y si sientes dolor al miccionar es importante.

Es posible que alguna vez hayas notado cierto cambio en el olor o color de tu orina y te hayas preocupado.

Para aportarte tranquilidad, nosotros te mostramos los posibles cambios que puede sufrir tu orina.

Lo que el color de tu orina te dice

Recuerda que la orina está compuesta principalmente de agua y desechos, por lo que si algo no funciona correctamente tu orina puede revelarlo.

Ya sea debido a tu alimentación, alguna inflamación o un medicamento, tu orina puede cambiar de color.

  • Orina de color transparente: Esto indica que bebes demasiada agua, lo que hace que tus riñones trabajen en exceso.
  • Orina de color amarillo claro: Este color es el idóneo. Indica que estás saludable y con un óptimo nivel de hidratación.
  • Orina de color amarillo oscuro: Señala que bebes poca agua y debes hidratarte mejor.

Este color se debe a que tus riñones necesitan más tiempo para filtrar la orina.

  • Orina de color ambar o miel: Es muy similar al color amarillo oscuro y significa que debes beber más agua.
  • Orina de color amarillo muy oscuro o marrón: Esta tonalidad remarca problemas más graves. Este color podría significar una extrema deshidratación o alguna enfermedad hepática.

  • Orina de color rosa o rojizo: Esta tonalidad puede ser debida a diferentes colorantes alimenticios o por la presencia de sangre en la orina.

La sangre en la orina puede deberse desde una enfermedad renal, infecciones en el tracto urinario o cálculos en los riñones hasta cánceres.

  • Orina de color naranja: Este color indica que puedes sufrir algún problema hepático o puede deberse a un simple colorante alimenticio.

Este color también puede aparecer cuando almacenas un exceso de vitamina C en tu organismo, por lo que, si es así, debes disminuir su consumo.

  • Orina de color azul o verde: Estas tonalidades tan extrañas se deben a posibles infecciones bacterianas de orina o a algún medicamento. Otra posible causa es el exceso de calcio que tus riñones deben filtrar y se muestra en tu orina

Los cambios en tu orina te dan pistas sobre tu salud

El color no es el único indicador de problemas en tus micciones.

Tu orina puede presentarse de diversas formas que te muestran tu estado de salud.

  • Orina espumosa: El exceso de proteínas o algún problema renal puede ser la causa de una orina extremadamente espumosa.

Controla si tu micción viene acompañada de otros síntomas como dolores o cambios en su tonalidad y si se repite a pesar de disminuir la ingesta de proteínas.

  • Orina con un olor muy fuerte: Generalmente, si notas que tu micción huele excesivamente fuerte, suele deberse al consumo de ciertos alimentos, como café o espárragos.

Sin embargo, si no has consumido ninguno de estos alimentos y tu micción huele demasiado fuerte, es conveniente que consultes a tu médico.

  • Orina turbia: La cantidad ingente de fosfato hace que tu orina se vea de esta forma.

Esto posiblemente se deba a que cuentas con piedras en el riñón o una infección en el tracto urinario.

Este tipo de orina puede venir acompañada de un olor muy fuerte y muchas ganas de ir al baño.

Cuando acudir al médico por el color de tu orina

En muchas ocasiones, los cambios en tu orina son inocuos y pasajeros.

A pesar de ello, conviene conocer cuándo es necesario preocuparse y acudir al médico para aclarar las dudas.

Si notas estos síntomas deberías acudir a un especialista para realizar un chequeo:

  • Sangrados en la orina.
  • Dolores al miccionar.
  • Orina turbia durante varios días.
  • Colores anormales en la orina como marrón oscuro, rojo o azul o verde durante varios días.
  • Olor excesivamente fuerte en la orina sin comer alimentos que lo provoquen.

Igualmente, el color, olor y forma de tus heces pueden decir mucho sobre tu estado de salud.

 

Desde InfoFamily queremos seguir informándote y ayudándote en tu salud y en el cuidado de los tuyos.

Sigue nuestro blog para poder saber más sobre las mejores formas de cuidar a los que más quieres  y conocer los cambios en tu salud.

Únete a nosotros y sigue cuidando de los tuyos de la mejor manera.

Estos son los alimentos prohibidos para tu bebé

Conocer los alimentos prohibidos para tu bebé es imprescindible para asegurar la salud de tu pequeño.

Es normal que quieras dar a tu niño la mejor comida, con el fin de que tu hijo tenga un sano y completo desarrollo.

Pero debes tener en cuenta que, antes de los dos años, tu bebé no ha desarrollado completamente su sistema intestinal.

Eso quiere decir que su estómago no admite cualquier alimento y por lo tanto, tal vez no pueda digerirlo.

Por este motivo, es importante que conozcas qué alimentos pueden perjudicar a tu pequeño y cuáles son los más saludables.

Descubre los alimentos prohibidos para tu bebé

A partir del sexto mes de vida, tu niño necesita más nutrientes que únicamente los que obtiene mediante la leche materna.

Tu bebé sigue necesitando tomar el pecho, pero su cuerpo exige nuevos alimentos.

Esta necesidad está impuesta por el ritmo de su desarrollo, que cada vez será más rápido.

Para saber en qué orden y cómo dar los nuevos alimentos a tu bebé, no dudes en consultar a tu pediatra.

A pesar de ello, nosotros queremos traerte la lista de alimentos prohibidos para tu bebé para que puedas evitarlos en todo lo posible, al menos hasta que tenga más de 24 meses:

Miel: Aunque para ti sea un alimento muy beneficioso, para tu bebé menor de dos años puede resultar problemático.

La miel puede estar contaminada de una bacteria que transmite el botulismo, una enfermedad muy grave para los bebés.

Además de este potencial riesgo, la miel es un azúcar que puede llegar a provocar caries en su primera dentadura.

Dulces: Las galletas, la bollería industrial y las ‘chucherías’ deben  estar vetadas en la alimentación de tu pequeño.

El azúcar sólo provocará que sus primeros dientes de leche se deterioren y aparezcan las caries y la obesidad infantil.

Si quieres endulzar la comida de tu pequeño, añade mejor leche materna o frutas.

Refrescos y zumos: El azúcar, los químicos y los colorantes de los refrescos los hacen muy innecesarios en la dieta de tu pequeño.

Y, si lo que quieres es darle un zumo natural, lo mejor es que optes por ofrecerle uno casero, alimentar a tu pequeño con papillas naturales hechas con fruta o darle la pieza entera.

Bollería industrial: Además de ser altas en grasa y azúcares, pueden contener conservantes y colorantes muy perjudiciales para el sistema digestivo en desarrollo de tu bebé.

Frutos secos: Estos alimentos pueden provocar alergia, por lo que debes esperar a introducir estos alimentos hasta que tu pequeño cumpla mínimo los 3 o 4 años.

Dáselos machacados para evitar ahogamientos y en proporciones mínimas, evitando sobre todo las nueces, las almendras o los cacahuetes, que son altamente alergénicos.

Alimentos procesados: Las salchichas, las conservas o los embutidos tiene una gran cantidad de sal y conservantes muy perjudiciales para los riñones y el sistema digestivo de tu bebé.

Pescados grandes: El contenido de mercurio del atún, el pez espada o el tiburón es muy dañino para el desarrollo del sistema nervioso de tu pequeño.

Por este motivo, evita incluir pescados de gran tamaño en su menú, además de marisco y crustáceos, y opta por las piezas más pequeñas.

Espinacas y acelgas: Los nitratos de estos alimentos disminuyen la cantidad de oxígeno en sangre, algo que puede perjudicar a tu bebé debido a su poco peso.

Bebidas de arroz y algas: El agua de arroz contiene arsénico y las algas una gran cantidad de yodo, dos componentes muy graves para tu niño, por lo que, si tu pequeño es menor de 5 años, evita dárselas.

Alimenta con lo mejor a tu bebé

Ahora que sabes qué alimentos son los más perjudiciales para tu niño, es hora de que conozcas también cuáles son los más beneficiosos.

Debes saber que, al igual que existen alimentos prohibidos para tu bebé, también puedes encontrar productos que aportarán nutrientes y le ayudará en su desarrollo.

Aguacate: Muchas madres incluyen el aguacate como el primer alimento sólido para sus bebés.

Puedes empezar a incluir este producto en la dieta de tu bebé poco a poco para que se beneficie de sus grasas insaturadas, que le ayudan en el desarrollo del cerebro.

Plátano: Esta fruta le proporcionará potasio y vitaminas C y B6, además de calcio y hierro.

Ofrécele el plátano machacado con una cucharita si es muy pequeño o dáselo para que se beneficie de todas sus propiedades.

Arándanos: Estos frutos rojos son ricos en antioxidantes y contienen nutrientes perfectos para el buen funcionamiento de los ojos, el tracto urinario y el cerebro de tu hijo.

Brócoli: Esta verdura, familia de la col, es ideal tanto para tu salud como para la de tu hijo.

Por ello, intenta introducir este súper alimento en la dieta de tu niño lo antes posible para que se acostumbre a su peculiar sabor.

Dale de comer pequeños trozos de brócoli cocinados al vapor, procurando siempre que estén adaptados a su paladar.

Sigue alimentando a tu hijo de la mejor forma posible, complementandolo a demanda con leche artificial o leche materna.

 En InfoFamily te ofrecemos un blog donde podrás conseguir más información sobre este tema y muchos otros para tu familia.

¿Sabías que la osteoporosis ataca más a los huesos de las mujeres?

Los huesos son las principales víctimas de la osteoporosis, una enfermedad que afecta a 3,5 millones de personas en España.

Cualquier persona puede parecer esta patología, pero es más común entre las mujeres de edad avanzada.

Es decir, de las 3,5 millones de personas que sufren osteoporosis en nuestro país, 2 millones de ellas son mujeres.

Además de ser una enfermedad que se agrava con el tiempo, es silenciosa y no da señales de aviso, por lo que no conoces la existencia de esta enfermedad hasta que tus huesos están ya muy débiles.

Si eres mujer y temes sufrir osteoporosis, no dudes en seguir leyendo este artículo, donde te damos las claves para conocer, prevenir y tratar esta dolencia.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad que merma y debilita los huesos; es decir, los hace más porosos.

Esto se traduce a una mayor fragilidad en tu sistema óseo, lo que les hace aguantar peor los golpes y hace que los huesos se rompan con mayor facilidad.

Esto se debe a que la degeneración del hueso es mayor que su capacidad de regeneración, lo que se traduce en unos huesos más débiles y frágiles.

Esta patología afecta especialmente a las articulaciones de las muñecas, la espina dorsal y la cadera y puede diagnosticarse en cualquier persona aunque, como ya hemos mencionado, afecta principalmente a las mujeres.

La osteoporosis suele presentarse generalmente en mujeres con menopausia temprana y con baja densidad ósea, de edad avanzada, de constitución más bien delgada y con antecedentes familiares.

La disminución de las hormonas sexuales es otra causa del desarrollo de la osteoporosis, al igual que los problemas de tiroides y la toma excesiva de corticoesteroides, que también aumentan el riesgo de padecerla.

Prevenir la osteoporosis es posible

Si crees que tienes posibilidades de sufrir esta enfermedad, un examen de densidad mineral ósea te aportará luz sobre tu situación.

Ten en cuenta que es muy importante cuidar la salud de tus huesos y mantenerlos resistentes, sobre todo si cuentas con más de un factor de riesgo.

Una dieta rica en calcio y en vitamina D es perfecta para prevenir la osteoporosis, además de practicar ejercicio y abandonar el tabaco.

Por norma general, se deben tomar entre 1000 y 1500 mg de calcio al día, aunque siempre es conveniente que consultes a tu especialista qué dosis es adecuada para ti.

Este porcentaje puede adquirirse fácilmente ingiriendo alimentos como los lácteos, los vegetales de hojas verdes, las sardinas… o mediante algún suplemento.

Recuerda que para una correcta absorción, es necesaria la vitamina D, que puedes adquirir de forma natural tomando el sol 15 minutos al día.

La ingesta de proteína también resulta necesaria para la prevención, ya que este nutriente es esencial a la hora de procurar una buena salud a tus huesos.

Síntomas de la osteoporosis: Detéctala a tiempo

Debes saber que la osteoporosis es una enfermedad silenciosa y puedes no darte cuenta de que la sufres hasta que te rompes un hueso.

Lo que quiere decir que, el único síntoma evidente de esta enfermedad es una fractura.

Por este motivo, es importante que sepas reconocer lo antes posible los síntomas iniciales que te indican que has perdido densidad ósea:

Dolor de espalda debido a la fractura o desgaste de una vértebra

Postura encorvada

Disminución de la estatura a lo largo del tiempo

Fractura de algún hueso muy fácilmente

Ten en cuenta que el proceso de la pérdida ósea no presenta síntomas, por lo que es conveniente que tomes como rutina todos los hábitos necesarios para prevenir esta enfermedad.

Trata la osteoporosis de la mejor forma

Una vez que se detectada la enfermedad el único remedio es procurar recuperar la densidad ósea perdida y evitar fracturas.

Acude a tu médico para que te aconseje los mejores tratamientos según tu caso y procura aplicar estos buenos hábitos a tu rutina:

Haz ejercicio

Deja el tabaco y el alcohol

Toma alimentos ricos en calcio.

No huyas del sol, la acción de la luz solar durante unos minutos al día es suficiente para que tu cuerpo genere la dosis necesaria de vitamina D.

Los medicamentos que tu especialista te recetará prevendrán el deterioro de tus huesos, por lo que procura acudir a tu médico, sobre todo si has sufrido alguna fractura.

En InfoFamily te ofrecemos un blog donde podrás conseguir más información sobre este tema y muchos otros para tu familia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies