Seleccionar página

La salud de la mujer, clave durante todas las etapas de la vida

por | Cuidado Familiar, Salud

Las mujeres, al igual que los hombres, cuentan con problemas de salud únicos, que se manifiestan de diferente manera.

Por lo que, dentro de las variables de la salud de la mujer, entran por ejemplo el embarazo, la menopausia y las diferentes cualidades de los órganos femeninos.

Por este motivo, lo mejor es que cuides tu salud y conozcas los diferentes problemas que, como mujer, puedes sufrir y aprendas a solucionarlos.

¡Te ayudamos con este artículo!

La salud de la mujer en cada etapa de la vida

Desde la infancia hasta la vejez, la mujer vive miles de cambios en su cuerpo y en su salud.

Los síntomas de diferentes enfermedades y dolencias variarán según tu sexo por lo que, si eres mujer, debes conocer qué problemas tienen mayor incidencia entre las féminas y cuales son sus síntomas.

También es conveniente que conozcas a que edad eres más propensa a padecer ciertas enfermedades o cambios.

Durante la infancia de una niña el cuidado de la salud sera muy similar al de un niño.

La única diferencia a tener en cuenta, además de los órganos sexuales, es el ritmo en el crecimiento.

Las niñas suelen tener un desarrollo más precoz que los niños, sobre todo en el lenguaje y en el desarrollo físico.

Por lo tanto, el cuidado de la mujer como tal no se vuelve algo necesario hasta la adolescencia.

La adolescencia, una época de rebeldía y hormonas

La adolescencia es un periodo de cambio y descubrimiento muy importante en la vida de toda persona, y más en el de las mujeres.

Durante esta etapa, las hormonas comienzan a hacer acto de presencia, lo que traerá cambios físicos y emocionales.

Los estrógenos y la progesterona, las dos hormonas principales en la mujer, producen los siguientes cambios en esta etapa de la vida:

  • Vello púbico y en las axilas.
  • Desarrollo de los órganos sexuales y los senos.
  •  La aparición de la menstruación.

Asimismo, la adolescencia será clave para el futuro de tu hija, por lo que debe estar atenta y cuidar su salud lo mejor posible:

Evitar los excesos: Durante la adolescencia, es posible que tu hija comience a beber alcohol, adopte hábitos insalubres e incluso coma a deshora y cualquier cosa.

Ayúdala en todo lo posible a llevar una dieta sana y equilibrada para ella y mantenla informada de todo lo que puede hacerle daño.

Así, evitará los desordenes hormonales exagerados propios de esta edad y podrá estar más tranquila y menos alterada.

Una buena higiene íntima: Con el desarrollo de los órganos sexuales, las hormonas se convierten en las protagonistas de la vida de tu hija.

Estas hormonas provocarán un crecimiento del vello púbico.

Esto hace que la sudoración sea mayor en esta zona lo que hará sentir más incómoda a tu hija.

Por ello, debes enseñarle a tu hija a mantener una correcta higiene personal para que se sienta cómoda.

Actividad física: El ejercicio ayudará a tu hija a sentirse útil, ligera, relajada y en forma.

Esto es muy necesario a la hora de afrontar todos los problemas asociados a esta edad.

Un mínimo de 60 minutos diarios de ejercicio ayudarán a tu hija a sentirse mucho mejor y evitar enfermedades futuras y el temido sobrepeso.

Alimentación saludable: Las frutas, verduras, proteínas magras y la fibra serán las grandes aliadas de tu hija a la hora de lograr un desarrollo sano y completo.

Esta dieta también evitará problemas de sobrepeso u obesidad, muy perjudiciales tanto para la salud física como mental de tu hija.

Igualmente, si esta embarazada deberá adaptar la alimentación en esta etapa de la vida.

Un buen descanso: La mayor parte de los adolescentes necesitan dormir entre 8 y 9 horas diarias.

Procura que tu hija tenga un sueño reparador, ya que la falta de él afecta a su capacidad de concentración y a su humor.

Protección bucal y solar: Durante esta etapa es posible que tu hija descuide el cuidado de sus dientes y su piel.

Es imprescindible que le recuerdes que debe tener mucho cuidado con el sol y las caries, ya que en su fase adulta sufrirá los excesos vividos durante esta etapa.

Salud emocional: Durante esta época es posible que tu hija se encuentre más confusa, rebelde, depresiva o eufórica de lo normal.

Esto se debe a que el pico de actividad de las hormonas es mucho mayor que en otras etapas de la vida.

Aprende a identificar la ansiedad, la depresión, la fatiga o la falta de autoestima en tu hija para intervenir a tiempo y ayudarla.

Recuerda que toda mujer joven experimenta un gran cambio en su vida durante esta etapa, por lo que procura respaldarla y apoyarla en este duro proceso.

Además, dentro de la salud de la mujer, es necesario que conozcas la existencia de la vacuna contra el vírus del papiloma humano (VPH), que puedes dar a tu hija entre los 11 y 14 años.

Esta vacuna protege a la mujer de los tipos 16 y 18 del VPH, causantes del 70% de los cánceres de cuello uterino.

Con la madurez llega la seguridad y tranquilidad en la mujer

Tras la adolescencia llega una etapa con un nivel de hormonas más regular, pero con mayor incidencia de algunas enfermedades propias de la mujer.

Entre los 25 y los 40, el cuidado de tu salud se vuelve más primordial.

Estos son los principales problemas de salud a los que se enfrenta una mujer:

Trastornos metabólicos y alteraciones endocrinas: Estos problemas, que también afectan a los hombres, son muy propensos entre las mujeres.

Por este motivo, es recomendable seguir una dieta equilibrada y alejada de azúcares y productos muy grasos que pueden alterar tu organismo.

Problemas en la salud mental: Los trastornos como la depresión y la ansiedad cuentan con mayor incidencia entre las mujeres.

Por este motivo debes estar muy atenta a todos tus cambios emocionales y sentimentales y aprender a identificar el problema para poder ponerle remedio lo antes posible.

Infecciones urinarias: Al tener la vejiga más corta que la de los hombres, este tipo de afecciones son más comunes entre las féminas.

Te recomendamos que mantengas una buena higiene íntima, sobre todo después de tener relaciones sexuales, para eludir la temida cistitis.

Para evitar estos y otros posibles problemas, te recomendamos que visites a tu ginecólogo y realices citologías periódicas.

Un examen pensado para descartar problemas vaginales y descartar el cáncer uterino.

Con la madurez llega la seguridad y tranquilidad en la mujer

Al llegar a los 40, la salud de la mujer comienza a ser una prioridad, ya que a más edad, las defensas del cuerpo se reducen y te hacen más propensa a contraer diferentes dolencias.

Por este motivo, es muy importante que prestes especial atención a cualquier cambio en tu cuerpo, ya que podría significar algún trastorno.

  • Caída de la producción de hormonas: Este descenso se debe a que comienzas a entrar en la premenopausia, una etapa donde los ovarios comienzan a expulsar menos estrogenos.

Este descenso influye en tu sistema nervioso, lo que te hará sentirte más sensible.

  • Descenso del deseo sexual: Este bajón de hormonas influye también en el apetito sexual.
  • Sequedad vaginal: Una de las razones de la perdida del deseo puede deberse a la menor lubricación genital que ocurre en esta época.
  • Un mayor control sobre la alimentación: Para mantener el peso saludable, es posible que debas medir todo lo que te llevas a la boca, ya que enseguida se cogen kilos.

La grasa comienza a acumularse en las caderas y abdomen mucho más que antes, debido al descenso de la actividad metabólica.

Durante esta época, es mucho más perjudicial para tu salud sufrir de sobrepeso u obesidad que durante otra etapa  más juvenil.

  • Necesidad de revisiones anuales: Desde ahora será conveniente que acudas a revisiones médicas cada año, con el fin de controlar desde tus niveles de triglicéridos y colesterol hasta realizar mastografías con el fin de prevenir el cáncer de mama.

La piel pierde su brillo, aparecen las primeras canas y las arrugas… todo parece decaer, aunque durante este período existen más momentos positivos que negativos.

      -Más tranquilidad: Los 40 vienen acompañados de más seguridad y mayor autoestima.

Atrás queda, por norma general, la inseguridad, el estrés y la preocupación del qué pensarán los demás sobre ti.

-Manejas mejor las críticas y tomas decisiones por ti misma: El miedo a fracasar y la parálisis se atenúan.

Ahora serás capaz de tomar decisiones con más seguridad y afrontar otras opiniones de una forma tranquila y madura.

Los 50, comienza la edad dorada y las visitas al médico

Los 50 son, de media, la época de crisis en la mayoría de las mujeres.

Durante esta edad llega la temida menopausia y comienzan los problemas derivados a su falta.

Por ello, lo más importante durante esta etapa de madurez, es cuidar tu salud lo mejor posible y evitar las dolencias asociadas a la edad:

  • Cuidado con los huesos: La pérdida de la menstruación te hará perder también masa ósea, lo que dejará tus huesos quebradizos y débiles.

Esto se soluciona con un aumento del calcio y la vitamina D, que ayuda a absorber correctamente el mineral.

La descalcificación te hará más propensa a roturas y caídas, por lo que, si tienes dolores o molestias, visita a tu médico para descartar enfermedades como la artrosis o la osteoporosis, muy comunes durante esta etapa.

  • Realiza ejercicio moderado: Ya no tendrás la energía de antes, pero puedes seguir practicando tus deportes preferidos, siempre con moderación y tranquilidad.
  • Controla constantemente tu peso: Cuanto más años sumas, tu metabolismo se ralentiza, por lo que notarás un aumento de grasa en glúteos, caderas y abdomen.Esta acumulación de grasa puede ser el desencadenante de enfermedades cardiovasculares, muy comunes entre las mujeres de más de 50 años.
  • Vigila tu corazón: La cardiopatía isquémica es la principal causa de muerte entre las mujeres mayores de 50 años, por lo que es imprescindible que estés atenta a cualquier síntoma de infarto.
  • Diabetes: A cuanto más edad el páncreas tiene más posibilidades de fallar y dar problemas.

Por ello, para evitar la temida diabetes, te recomendamos que cuides el azúcar y evites los dulces en todo lo posible.

  • Colonoscopias y mamografías: Dos exámenes imprescindibles de realizar con el fin de prevenir o detectar precozmente dos de los cánceres que más fallecimientos provocan entre las mujeres maduras.

Por ello, acude a tu especialista para realizar revisiones anuales y procura llevar una vida alejada de los factores de riesgo que incrementan las posibilidades de desarrollar un tumor cancerígeno en la mama o en el cólon.

  • Pérdidas de orina: Con los años, la elasticidad, el tono y los músculos del suelo pélvico van perdiendo firmeza, sobre todo en mujeres que han tenido partos vaginales.

Esto provoca una mayor probabilidad de pérdidas de orina, algo muy incómodo de sobrellevar.

Si este problema te resulta muy molesto, acude a tu especialista y realiza los ejercicios para el suelo pélvico que te recomiende.

  • Problemas de memoria: El Alzheimer o la demencia senil son dos problemas asociados a la edad muy común entre las mujeres.

Evitar estas enfermedares neurodegenerativas es algo difícil y debe comenzar a temprana edad.

A pesar de ser una edad que trae bastantes problemas, es también una época de cambio y redescubrimiento personal que no puedes obviar:

Mucha más tranquilidad: A esta edad, las mujeres que han tenido hijos ven como éstos vuelan del nido y forman sus propias familias.

Puede resultar una etapa algo dura, pero tiene mucha parte positiva.

Gracias a esto, tendrás mucho tiempo para cuidarte y conocerte mejor, además de disfrutar de tu tiempo libre y hacer lo que más te gusta.

Olvidate de la regla: A partir de ahora ya no tendrás que estar pendiente de si vas a tener o no la menstruación para realizar planes o ir a nadar.

Disfruta de tu tiempo sin preocuparte de nada más que de estar tranquila.

Serás más feliz: Diversos estudios confirman que la mayoría de las mujeres con 50 años se sienten en la etapa más feliz de sus vidas.

Necesitas dormir menos: Aunque esto parezca algo negativo, lo cierto es que ahora tendrás más tiempo para dedicarlo a tu cuidado y a tus hobbies.

En InfoFamily te ofrecemos un blog donde podrás conseguir más información sobre este tema y muchos otros para tu familia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies