Seleccionar página

¿Cómo puedes dejar de fumar, de una forma fácil?

por | Salud

Dejar de fumar es sinónimo de apostar por un estilo de vida saludable y prevenir la aparición de posibles enfermedades, o como reacción directa a un problema de salud o enfermedad desatada o ayudada por tu hábito al tabaco.

El consumo de tabaco no solo afecta a tu salud física sino también a tu salud emocional, ya que fumar produce estrés y ansiedad.

Poniéndole un poco de humor negro al tema, te diría que el tabaco te ayuda a perder peso: primero un pulmón y luego el otro.

Ahora hablando en serio, con seguridad al fumar, estás perjudicando tu salud y la de los que más quieres, aquellos con los que compartes tú día a día.

El planteamiento de dejar de fumar, te hará decirte a ti mismo cosas como …

¡Se acabó! A partir de hoy no voy a fumar ni un solo cigarrillo más.

¿No vas a ser tu menos que toda la gente que ha logrado dejar de fumar, no?

Al principio no será fácil pero…

Te presento algunos consejos que te van a ayudar a dejar de fumar.

Recomendaciones para dejar de fumar

Existen varios métodos que suelen funcionar a la hora de dejar de fumar.

Eso no significa que todos vayan a resultarte útiles.

El mejor de los consejos y el más eficaz para dejar de fumar para siempre, es que te comprometas a eliminar el tabaco de tu vida y estés plenamente convencido de que vas que luchar por ello.

Una vez dicho esto, sigue leyendo y encuentra el procedimiento que más se acerque a ti y te ayude a decirle adiós al tabaco.

  • Consulta programas para dejar de fumar

Dejar el tabaco es una tarea difícil y más si has decido actuar solo.

Tu probabilidad de éxito será mayor si cuentas con un programa de apoyo.

Los mejores programas para dejar de fumar combinan numerosos métodos y están dirigidos a los muchos miedos y problemas que se tienen cuando se intenta deja de fumar.

Dichos programas se ofrecen en los hospitales, las secretarías de salud, los centros comunitarios, los sitios de trabajo y las organizaciones nacionales.

Los profesionales sanitarios tienen la capacidad de analizar el nivel de adicción de cada fumador y sus circunstancias para proponer la estrategia que mejor se adapte en cada caso.

También brindan apoyo continuo, vía telefónica o presencial, con el objetivo de mantenerte alejado del tabaco.

Los grupos de apoyo te ayudarán a ser más consciente de los problemas que aparecen mientras estas tratando de dejar de fumar.

Además, te ofrecen herramientas para hacerle frente a estos problemas.

Por otro lado, es fundamental no olvidarnos de que el tabaco es una adicción y hay que tratarla como tal.

Por lo que te recomiendo que no esperes más y consultes dichos programas.

¡Recuerda, con ayuda profesional el proceso será más fácil!

  • Establece una fecha y corta por lo sano

Nunca mejor dicho, cortar de la noche a la mañana el consumo del tabaco es una táctica muy eficaz.

Con dejar de fumar ocurre igual que con las dietas,  siempre se empieza mañana o a principio de semana pero al final, nunca llega ese día.

Por lo tanto, no hay nada mejor para empezar a alcanzar tus objetivos que fijar una fecha de inicio para dejarlo por completo.

Antes de esa fecha, puedes comenzar a reducir el consumo de cigarrillos para que llegado ese día, te resulte más fácil dejar de fumar.

Cuando la tengas, deshazte de los cigarrillos y de los ceniceros, y limpia todo lo que tenga olor a humo: ropa, muebles, sabanas, etc.

Igualmente, valora otros trucos que te ayuden a mantente firme en tu decisión y camina hacia la meta.

Ya habrás dado el primer paso, el más importante. Ahora, solo queda ser constante y habituarte a la nueva situación.

  • Comparte la noticia con tu entorno

Cuéntaselo a tu pareja, a tu familia, amigos y prométele a tus hijos que vas a dejar de fumar.

También, puedes convencer a alguien que necesita dejar el tabaco y  apoyaros mutuamente.

Infórmales de la fecha en la que lo harás, es importante.

El hecho de que ellos sepan por lo que vas a pasar, hará más fácil el proceso y además, podrán ayudarte cuando estés malhumorado, tengas “mono” o estés pasando por un momento difícil.

Aquellas situaciones en las que eres propenso a fumar, como por ejemplo, cuando estás deprimido o triste, con los amigos, después de comer…

Igualmente, únete a algún foro para personas que comparten la misma situación que tú, aquellas que están dejando de fumar.

Te sentirás más acompañado y comprendido y podrás compartir tus pensamientos y frustraciones, sin la necesidad de compartirlo con tu entorno.

Además, te sorprenderás de los ánimos y apoyo que vas a recibir.

Pocos trucos funcionan tanto como este.

¡Recuerda, déjate ayudar por quienes te quieren, no estarás solo en este proceso!

  • Establece tus objetivos y escribe un plan

Para empezar, escribe una lista de las razones y beneficios que te traerá dejar de fumar.

Estas razones pueden ser varias, se lo has prometido a tu hijo, es malo para tu salud…

La que tu desees, pero debe servir de motivación para ti.

Posteriormente, planea lo que vas a hacer en los momentos en los que eres más propenso a hacerlo.

Te recomiendo que seas lo más específico posible.

Por ejemplo, si en el pasado fumabas mientras tomabas una taza de café en el desayuno, ahora puedes sustituirla con té.

Es posible que el té no desencadene el deseo por un cigarrillo.

Es decir, el truco está en desvincularte de los hábitos que conllevan fumar.

Además, puedes encontrar actividades que ocupen tus manos y tu mente, como por ejemplo, practicar deporte, hacer crucigramas…

Si estás acostumbrado a fumar después de comer, encuentra otras formas de finalizar las  comidas. Come un pedazo de fruta, date un paseo, llama por teléfono…

Además, puedes encontrar en tu esfuerzo una motivación económica.

Cómprate una hucha y ahorra todo el dinero que antes gastabas en cigarrillos.

Recompénsate a ti mismo por el empeño que le estas poniendo y planea hacer un viaje, organizar tu cumpleaños de una forma divertida…

Sin lugar a dudas, puede ser otro gran objetivo en tu lucha contra el tabaco.

  • Práctica deporte

Es más que evidente que el tabaco y el deporte no se “quieren”.

Hoy en día, es difícil ver a alguien jugando al tenis o corriendo al aire libre con un pitillo en la boca.

El deporte está lleno de beneficios y más si estás intentando dejar de fumar.

En realidad, el simple hecho de practicar deporte, aunque sea caminar media hora al día, puede ayudarte y mucho en tu camino hacia una vida libre de cigarrillos.

Cuando practicas deporte liberas endorfinas, lo cual te hace sentirte más feliz y todo ello sin tener que estar pensando en los cigarrillos.

Así que ya sabes, cuanto antes empieces a moverte, antes te liberarás del mal hábito.

Eso convierte el deporte en uno de los mejores aliados para derrotar al tabaco.

  • Bebe mucha agua

Beber agua otro de los métodos más aconsejables para dejar de fumar.

En este punto, te recomiendo beber un mínimo de litro y medio al día.

El agua ayuda a acelerar la eliminación de nicotina de tu organismo.

Además,  crea una sensación de saciedad que hace que se disminuya el ansia de cigarrillos y encima no engorda.

¡Todo beneficios!

Igualmente, tú cuerpo se mantendrá  hidratado y mantendrá tu boca y tus manos ocupadas.

Evitando así, que  te enciendas un cigarrillo.

Asimismo, evita consumir alcohol ya que esto hace que tus ganas de fumar aumenten.

Beneficios de dejar de fumar

Son muchos los beneficios que obtendrás si dejas de fumar.

Pero sin duda, quien más lo notará será tu salud.

A los 20 minutos.  Tu presión sanguínea y el ritmo cardíaco descienden.

En 12 horas. El nivel de monóxido de carbono en la sangre baja a lo normal.

En 5 días. La nicotina va saliendo de tu organismo.

De 2 semanas a 3 meses. Tú circulación mejora y la función pulmonar aumenta hasta un 30%.

De 1 a 9 meses.  Menos tos, congestión nasal, cansancio y dificultad para respirar. Los pulmones mejoran en su capacidad de controlar las mucosidades y reducir las infecciones.

1 año. El riesgo de sufrir enfermedades en la arteria coronaria cae a la mitad que entre los fumadores.

A los 5 años. El riesgo de sufrir embolia cerebral se iguala al de los no fumadores.

De 5 a 15 años. El riesgo de morir por cáncer de pulmón baja a la mitad del que tienen los fumadores. Igualmente, se reduce la probabilidad de desarrollar cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga, riñón, cuello uterino y páncreas. Además de, enfermedades cardíacas.

Desde InfoFamily estamos trabajando para ayudaros a ti y a tu familia en el cuidado de la  salud.

Además, en breve, podrás disfrutar de las ventajas de nuestra plataforma  suscribiéndote  al Club InfoFamily.

Dejar de fumar es un proceso en el que tendrás que aprender a realizar tus actividades cotidianas sin tabaco.

Es decir, tendrás que aprender a “desaprender” y esto no siempre resulta sencillo.

¡No digo que vaya a ser fácil pero sin duda merecerá la pena!

¿Que contestarás la siguiente vez que te pregunten si fumas?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies