Seleccionar página

5 consejos para ir al monte en familia

por | Educación, Familia

En vacaciones, hay muchos días en el los que el tiempo nos invita a subir al monte.

Hacer una escapada al monte es un  plan idóneo para pasar más tiempo con la familia, relajarte en la naturaleza y además hacer ejercicio.

Todos creemos estar preparados para realizar estas excursiones con nuestros hijos, pero no siempre es así.

En este post te ayudamos a preparar una salida al monte con tu hijo y te mostramos los errores más típicos que se cometen para que puedas realizar actividades de montaña con tu hijo.

Por qué subir al monte en familia

Mirar la naturaleza desde los ojos de tu hijo te hará fijarte en los pequeños detalles que muchas veces pasamos por alto.

No hay edad para empezar a subir al monte solo hay que saber planificar la ruta y encontrar áreas de descanso donde los más pequeños puedan jugar y disfrutar de la naturaleza.

El contacto con el medio ambiente es primordial para el crecimiento de tu hijo.

De esta manera, fomentarás su curiosidad y ampliará su conocimiento tocando, observando y preguntando.

Es importante que no tengas prisa, ve a su ritmo y descubrirás lugares que nunca te pararías a ver.

¡Ya verás que divertido!

Consejos para ir al monte en familia

Es muy importante estar preparado para subir al monte y más si vas acompañado de tu hijo o toda tu familia.

En esta lista encontrarás los 5 consejos principales para hacer una buena y segura excursión a la montaña.

Realiza una lista

Es recomendable tener a mano una lista con todo lo que vas a necesitar para hacer una excursión al monte.

Ya que, con las prisas y las distracciones puede que te dejes algo en casa.

También es importante destacar que esa lista deberá ser lo único que cargues en la mochila.

Es tan importante saber que llevar como saber que no llevar.

Además, si vas con tu hijo resulta casi obligatorio.

Uno de los errores más típicos a la hora de ir al monte con niños es que no sepan que tienen que llevar y a veces ni a donde van.

Por eso, desde los 3 años, que ya empieza a andar solo, puede llevar una pequeña mochila con las cosas más imprescindibles.

Un sandwich  y una botella de agua será suficiente para hacerles partícipes de la subida.

Les dará responsabilidad y más seguridad en el momento de ponerse a andar hasta la cima.

Lleva la ropa apropiada

Por muy pequeño que sea el monte que vayamos a subir no deja de ser un monte.

Los caminos, las pendientes y la actividad física de subida requieren de una equipación específica.

Al igual que no te bañas en la playa vestido de traje no puedes subir al monte vestido de calle.

Botas, pantalón de monte, camiseta transpirable y cortavientos son prendas imprescindibles.

Ten las botas adecuadas

Uno de los errores que acaban pasando factura son las botas nuevas.

Hay que tener especial cuidado en los niños ya que cuando son primerizos en la montaña el elemento más importante que le debes comprar son las botas de monte.

Cuidado porque no puede usarlas por primera vez el día de la excursión.

Deberá ablandarlas andando con ellas unas horas al día desde una semana antes de subir.

Si no es así y las estrena directamente en la montaña, es casi seguro que le salgan ampollas y no pueda realizar el camino de la excursión.

Lleva agua suficiente

Cuando planifiques lo que tienes que llevar en la mochila deberás pensar en el agua, mantenerse hidratado es fundamental.

Cada persona debe beber entre 1.5/2L de agua al día, pero esta cantidad se incrementa si vas a realizar una actividad física.

Una cantimplora de 1L de agua por persona será suficiente, pero tienes que saber exactamente dónde vas a poder rellenarla por el camino.

De esta forma puedes administrar tu agua.

Uno de los errores más típicos cuando se sube con niños es comprarle a tu hijo una cantimplora pequeña de medio litro o incluso menos.

Puede resultar útil si tu hijo va a llevar su propia mochila, en este caso llevará una pequeña botella para sentirse responsable de sus objetos y necesidades.

Deberás llevarle una cantimplora de más capacidad en tu mochila, un niño debe beber más que medio litro de agua o puede deshidratarse durante la subida.

Un pequeño truco si llevas botellas de agua congeladas es guardarlas boca abajo. El hielo se suele formar en la parte superior si la guardas boca abajo evitas que se forme un bloque de hielo en el tapón.

Cuidado con las nuevas tecnologías

Es muy común que te sientas seguro con las nuevas tecnologías, ya que te pueden ubicar casi al milímetro en un mapa online y más aun si si vas a ir a un monte que nunca has ido.

Ten en cuenta que cuando subes al monte te alejas de la población y de las antenas que te ofrecen cobertura.

Por eso, es recomendable llevar un mapa físico con la ruta que vas a seguir marcada.

En este caso, reducirás mucho el riesgo de pérdida.

Aprender a leer los mapas es una actividad aconsejable tanto para adultos como para niños.

Tu hijo puede llevar una copia de ese mapa y hacerle sentir que guía durante la subida, es una buena forma de mantenerle alerta y entretenido durante el camino.

Planificar una ruta es muy importante, tampoco hay que olvidarse de ver el tiempo que va a hacer, saber si vamos a comer fuera o no o que nos vamos a encontrar por el camino.

Las escapadas al monte también son perfectas para salir con tu mascota y disfrutar junto a ella de la naturaleza.

En InfoFamily te ofrecemos un blog donde podrás conseguir más información sobre este tema y muchos otros para tu familia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies