Seleccionar página

¿Muchas ganas de orinar y con dolor? Puede ser una infección urinaria

por | Salud

La infección urinaria es una de una de las afecciones más comunes entre las mujeres.

Aunque este problema afecta también a hombres, las mujeres sufren muchas más infecciones que los hombres.

Estadísticamente hablando, 1 de cada 5 mujeres sufrirá una infección urinaria a lo largo de su vida.

Esto ocurre porque la uretra en la mujer es más corta que la de los hombres y está más cerca del ano, un foco de bacterias.

Aunque esta patología no sea un problema grave normalmente, conviene que conozcas todos los interrogantes de las infecciones urinarias para que puedas tratarla y evitarla adecuadamente.

 

¿Qué es la infección urinaria?

La infección urinaria ocurre cuando un grupo de bacterias entran en el conducto urinario y se multiplican.

La colonización de estos gérmenes afectan a la salud de tu vejiga.

Por ello, la mayoría de estas infecciones afectan únicamente a la vejiga pero, en ocasiones, si no se tratan, las bacterias pueden viajar hasta los riñones.

Existen varios tipos de infecciones urinarias que es conveniente que conozcas:

Infección de uretra: Esta afección suele ser la primera en aparecer ya que las bacterias todavía se encuentran en el conducto de expulsión de la orina.

Infección de vejiga: Comúnmente conocida como cistitis, es la infección de la vejiga y de los conductos urinarios inferiores, además de ser la más común.

Infección de uréteres: Cuando las bacterias colonizan los conductos que llevan la orina de los riñones a la vejiga.

Este problema suele llegar tras una cistitis mal tratada y antes de la infección en los riñones.

Infección de riñones: Ocurre cuando la cistitis no se ha tratado correctamente y las bacterias han ascendido hasta estos órganos.

Esta afección requiere de atención especializada.

Síntomas de que sufres una infección urinaria

Cualquiera de las infecciones urinarias anteriormente descritas suelen tener síntomas similares.

Sea cual sea la afección, te recomendamos que, si notas algunos de estos síntomas, acudas al médico rápidamente para que pueda prescribirte el tratamiento adecuado:

  • Aumento urgente de las ganas de orinar, a pesar de haber vaciado la vejiga
  • Sensación de ardor y picazón al miccionar
  • Dolor o presión en la parte baja del abdomen y la espalda
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Orina de color oscuro, turbia y en ocasiones con sangre
  • Fiebre o escalofríos, lo que indicaría que la infección ha llegado a los riñones
  • Mayor fatiga e indisposición
  • Dolor del costado, la espalda o del abdomen
  • Náuseas y vómitos

Causas de las infecciones urinarias

No todas las infecciones urinarias son causa de la misma bacteria, ya que existen miles de estos patógenos, además de diversos virus, que pueden provocarlas.

A pesar de ello, la mayoría de las infecciones se producen por bacterias fecales, que viven en el intestino.

Así, la bacteria E.coli es la responsable de la mayor cantidad de problemas urinarios.

Ya que estos patógenos entran por la uretra e infestan la vejiga.

Normalmente, las bacterias no llegan hasta arriba gracias al sistema defensivo del cuerpo pero, ciertas causas, fomentan que estos gérmenes proliferen.

Estos son los factores que aumentan el riesgo de padecer una infección urinaria:

  • Sufrir de diabetes
  • La menopausia y tener una enfermedad que afecta a tu cuidado personal, como el Alzheimer o la demencia senil.
  • Tener incontinencia intestinal o diarrea
  • Los cálculos renales
  • Síndromes como próstata agrandada, uretra estrecha o cualquiera que bloqueé el flujo de orina
  • Embarazo
  • Si no se tiene una correcta higiene tras las relaciones íntimas
  • Tener el sistema inmunológico deprimido

El verano puede aumentar los casos de infecciones urinarias debido al aumento de la humedad en los genitales, lo que ayuda a proliferar a los microorganismos.

Consejos para curar una infección urinaria

La mayoría de las veces tu cuerpo será capaz de eliminar los patógenos responsables de la infección por sí solo.

Pero, en ciertas ocasiones, las bacterias proliferan y crean problemas más graves.

Por este motivo, conviene que sepas cómo actuar en caso de sufrir los síntomas propios de una infección urinaria.

Acude al médico: Lo primero que debes hacer es pedir cita con tu especialista lo antes posible, incluso de urgencia, para que analice si es o no una infección y te recete el tratamiento adecuado a tu caso.

Bebe grandes cantidades de agua: Si se confirma la infección lo mejor es que te hidrates todo lo que puedas con el fin de orinar la mayor cantidad de líquido posible para limpiar la vejiga.

Deja de fumar: Si es un vicio superior a ti, procura evitar los cigarrillos durante el tratamiento.

Eso sí, si sufres de infecciones recurrentes una de las formas para mejorar y evitarlas es eliminar este mal hábito.

Evita el café, el alcohol y las especias: Estos tres tipos de alimentos solo irritarán más tu uretra y sufrirás cuando orines.

Cómo prevenir una infección urinaria

Existen personas que son más propensas que otras a sufrir este tipo de afecciones.

Si es tu caso, lo mejor es prevenir la reaparición de las infecciones urinarias, por lo que no dudes en seguir estos consejos que te ayudarán a mantener un sistema urinario sano:

  • Ten una buena higiene íntima: Orinar después de tener relaciones sexuales te ayudará a eliminar los posibles agentes infecciosos que se alojen en tu uretra.
  • Bebe suficiente aguaHidratarte es fundamental. Ayuda a eliminar el exceso de toxinas y bacterias tanto en la vejiga como en el resto de cuerpo.
  • Ten cuidado con algunos preservativos, cremas espermicidas o el diafragma: Pueden contraindicarse para personas que tienden a sufrir infecciones urinales frecuentemente.
  • Que no te den reparo las cremas lubricantes: Además de poder disfrutar mejor del sexo con tu pareja, evitarás la irritación vaginal postcoital, una causa frecuente de infecciones.
  • En verano cambia el traje de baño tras estar en el agua y evita que tu zona genital se quede fría.
  • Usa ropa de tejidos naturales: Lograrás transpiración y evitarás que los microorganismos campen a sus anchas.
  • Zumo de arándanos: El consumo de esta fruta te ayudará a que las bacterias no se adhieran a las paredes de tu vejiga. Por ello, si sufres infecciones recurrentes recurre a éste fruto rojo.
  • Agua de coco: Este líquido te ayudará a depurar los riñones de forma natural.

Si quieres seguir manteniendote sano e igualemente a los tuyos, sigue a InfoFamily .

Gracias a nuestro blog, te mantendremos informado y al tanto del cuidado de la salud de tu familia.

No dudes y únete al Club InfoFamily para contar con más ventajas y facilidades a la hora de cuidar y proteger a los tuyos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies