Seleccionar página

El estrés en la tercera edad

por | Cuidado Familiar, Salud, Tercera Edad

Como bien sabemos, el envejecimiento se define de varias maneras y una de ellas es la pérdida progresiva de las capacidades de enfrentarse al estrés.

Esto concuerda con la percepción que tenemos de las personas ancianas como seres frágiles y vulnerables.

En este post te damos las claves para ayudar a tus seres queridos a afrontar el estrés que provoca la avanzada edad.

¿Qué es el estrés?

El estrés es un reflejo natural del ser humano, que se genera en defensa de situaciones externas amenazadoras o desafiantes para la persona.

Para afrontar dichas situaciones, el cuerpo debe proveerse de manera rápida de la suficiente energía.

Para poder generar esa energía las células de nuestro cuerpo comienzan a catabolizar la energía acumulada en el organismo.

Esto hace que las células trabajen más rápido de lo normal produciendo desechos y necesitando gran cantidad de nutrientes.

La sangre, que contiene esos nutrientes, tiene que circular más rápido para poder abastecer a las células, a consecuencia de ello el ritmo cardíaco y la respiración se aceleran.

Por otra parte, una respuesta de estrés implica un aumento de la frecuencia de las ondas cerebrales.

Las ondas cerebrales se producen por la activación de miles de neuronas actuando a la vez lo que en casos de activación elevada produce los comunes dolores de cabeza.

Cómo afecta a las personas mayores

Las personas mayores responden de forma distinta a situaciones de estrés.

Por una parte, un mejor control del estrés está relacionado con el envejecimiento activo, y por otra, con estrategias emocionales para manejarlo.

Existen dos importantes teorías sobre la relación existente entre el envejecimiento y el estrés: la primera de ellas sostiene que la edad avanzada es un momento de la vida en el cual el organismo deja de controlar y gestionar bien el estrés.

La otra teoría afirma que el estrés, sobre todo en su forma prolongada y crónica, acelera el envejecimiento; ambas teorías no son en realidad opuestas sino complementarias.

Si un organismo anciano se ve sometido a situaciones estresantes, ya sean de tipo físico o psicológico, es muy posible que se desmorone antes que un organismo más joven o bien que su percepción de la sensación subjetiva de estrés sea mucho más intensa.

Resulta fundamental apuntar que en ausencia de cualquier tipo de estrés, los organismos mayores y jóvenes actúan prácticamente igual.

Sin embargo, sometidos a estrés, la actuación empeora en ambos grupos de edad, pero ocurre con mayor rapidez en los ancianos.

El estrés en los adultos mayores puede tener distintas causas: padecer una enfermedad crónica, la pérdida del cónyuge, el retiro de la vida productiva o jubilación, y cambios en la dinámica familiar son tan solo algunas de ellas.

Pese a que la muerte todavía se encuentra lejos, los adultos mayores se preparan para ella, de ahí que la integración de las experiencias vividas sea tan importante: si se considera que la propia vida ha tenido sentido la crisis de esta edad será superada con éxito.

De lo contrario, las personas mayores entrarán en una etapa de desesperación, de angustia por sentir que desperdiciaron oportunidades en su vida y temor a la muerte.

Síntomas del estrés

Algunos síntomas de estrés que pueden presentarse en ésta como en otras etapas son:

•Dolores de cabeza y espalda
•Indigestión
•Palpitaciones
•Dificultad para concentrarse
•Indecisión
•Llanto
•Nerviosismo
•Irritabilidad

Asimismo, el estrés crónico puede empeorar la diabetes al causar elevación de los niveles de glucosa, la hipertensión arterial y eleva el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y depresión, de ahí que sea importante buscar ayuda en cuanto se perciban los síntomas en la persona mayor.

Formas de manejar el estrés

Ya hemos visto cómo afecta el estrés a las personas mayores.

Desde InfoFamily te damos una serie de consejos para prevenirlo y ayudar a tu ser querido a afrontar la tercera edad con una buena salud mental:

  • Comprometerse en un actividad física regular

Dependiendo de su condición, los adultos mayores pueden practicar diversas disciplinas como el Tai Chi o el Yoga, gimnasia, natación, entre otras.

  • Entrenamiento en asertividad

Dentro de las estrategias cognitivo-conductuales, tomar un curso de asertividad les permitirá expresar sus necesidades y manejar los conflictos.

  • Unirse a un grupo

Ya sea para trabajar alguna problemática en particular por ejemplo, un duelo o como forma de mantenerse socialmente activo.

  • Cuidar de una mascota

Varios estudios apoyan la idea de que tener un animal de compañía puede aliviar el estrés. En el caso de los adultos mayores solo hay que tomar en consideración lo que implica en términos de cuidado y económicos el ser dueño de una mascota.

Eso si, debes saber que una mascota es un ser vivo y que requiere ciertos cuidados y dedicación.

  • Mantenerse mentalmente activos

Leer, juegos de mesa y aprender, mantienen el cerebro de las personas mayores en buen estado y retrasan la aparición de procesos neurodegenerativos.

  • Escuchar música

La música tiene innumerables beneficios para las personas desde el vientre materno hasta las de avanzada edad; en el caso de los mayores, la música puede evocar recuerdos altamente placenteros que disminuyan el dolor tanto físico como emocional.

  • Bailar

Como la música, el baile puede ser una actividad que permita a los adultos mayores evocar gratos recuerdos y aliviar el estrés, pero también les permite mantener su flexibilidad y agilidad tanto física como mental.

 

En InfoFamily nos preocupamos por el cuidado familiar y te ofrecemos una forma fácil de mantener toda esta información en un solo lugar.

Si quieres saber más sobre diferentes cuidados familiares y temas de interés puedes consultar nuestro Blog y suscribirte para recibir la información de primera mano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies