Seleccionar página

Alimentos prohibidos para gatos y sus consecuencias

por | Mascotas

A diferencia de los perros, los gatos son completamente carnívoros, por lo que su dieta se compone, casi exclusivamente de carne.

Esa es una de las razones por la que debes procurar no darle otra cosa que no sea carne, pescado o huevos.

Por lo tanto, existen más alimentos prohibidos para gatos que para perros.

A pesar de ello, es posible que veas alguna vez a tu minino intentando comer las hojas de tus plantas, algo que no deberías permitir ya que muchas pueden ser perjudiciales para él.

Este peculiar comportamiento viene dado por su instinto, ya que en la naturaleza, cuando el gato se siente hinchado o necesita purgar, ingiere hierba que le depure por dentro.

Además, a pesar de ser un animal exclusivamente carnívoro, existen alimentos que tu gato puede comer sin riesgo alguno y que, incluso, pueden llegar a ser beneficiosos para él.

En este sentido, puedes incluir en la dieta de tu mascota algunos vegetales como zanahoria, guisantes y calabaza hervidos o aceitunas, pepino y lechuga crudos, de vez en cuando.

Debes saber reconocer cuáles son los alimentos prohibidos para gatos, con el fin de evitar cualquier disgusto con tu mascota y mantenerla lo más sana posible.

 

¿Cuáles son los alimentos prohibidos para gatos?

Existen alimentos que para tu gato pueden ser tan perjudiciales que, incluso, pueden llegar a provocar su muerte.

Esto ocurre, por ejemplo, si tu gato ingiere uvas o pasas de forma desmesurada o chocolate en exceso.

Estos alimentos en pocas cantidades podrían provocar graves afecciones a la salud de tu mascota pero, si come algo más de la cuenta y no se trata, el felino puede llegar a fallecer.

Por suerte, la mayoría de los alimentos que tienes por casa no resultan muy perjudiciales para tu gato y, los que sí pueden derivar en problemas en su salud, suelen ser comestibles que, ya sea por su olor o sabor, serán rechazados por tu mascota.

Como por ejemplo, el limón o cualquier otro cítrico, ya que su olor es un repelente natural para los gatos.

Otros alimentos no son peligrosos de por sí, si no que su uso continuado pueden provocar en el felino diferentes dolencias.

Si, por ejemplo, alimentas cada día a tu mascota con leche, puede llegar a ocasionarle problemas gastrointestinales.

Y, si sólo le das atún en lata destinado al consumo humano, le provocarás una grave falta de taurina, un aminoácido esencial para el correcto funcionamiento del organismo de tu compañero.

Por lo tanto, procura evitar dar a tu felino alimentos no destinados a tu mascota de forma continuada y obtendrás un animal salo y feliz.

Cómo reconocer un gato con intoxicación alimentaria

Si quieres dar a tu minino algo más que carne, sigue esta lista de los alimentos que NUNCA debes incluir en la dieta de tu mascota si no quieres vivir disgustos:

Chocolate: La teobromina que contiene el chocolate es una sustancia muy perjudicial para tu mascota, al igual que ocurre con los perros.

Al ingerir exceso de telobromina, tu gato puede padecer vómitos y diarrea, sufrir taquicardias e, incluso, fallecer al no poder eliminar la toxina del cuerpo.

Debes tener cuidado para que tu gato, si es que come chocolate, no ingiera más de 80 o 100 gr por kilo, lo que podría matarle.

Pero, si come aunque sea un poco de este alimento, lo mejor será que acudas rápidamente a un especialista.

Aguacate: Al ser un alimento muy graso, puede ocasionar problemas en el estómago de tu gato o, incluso, pancreatitis.

Tu mascota no digerirá muy bien ninguna comida grasa y, en el caso del aguacate, al ser tan graso, le puede provocar serios problemas intestinales.

Leche: Aunque la creencia común sea que a los gatos les encanta la leche y pienses que es beneficiosa para ellos, esto no es del todo cierto.

Los gatos adoran la leche, pero su cuerpo no tolera ningún producto lácteo por su incapacidad de digerir la lactosa.

Si le das un poco de leche de vez en cuando no ocurre nada, pero si te excedes un poco, tu gato puede sufrir vómitos, diarreas u otros trastornos digestivos.

Por lo que procura siempre darle leche sin lactosa o productos destinados para ellos que encontrarás en el mercado.

Sal: Parece lógico que te recomendemos que no des sal a tu mascota.

Tampoco creemos que vayas a poner el salero el el comedero de tu pequeño o tengas intención de sazonar su comida.

Cuando hablamos de evitar la sal en la alimentación de tu mascota, nos referimos al hecho de darle embutidos o alimentos salados.

Puedes creer que un poco de jamón o mortadela no le harán daño alguno, pero estos productos contienen una gran concentración de sal.

El cuerpo de tu gato no puede tolerar tanto sodio y puede sufrir hipertensión y graves problemas sistémicos al acumularse la sal en sus riñones.

Cebolla, ajo y puerro: Estos alimentos son muy tóxicos tanto para perros como para gatos ya que cuentan con sustancias que eliminan los glóbulos rojos de estos animales.

No ocurre nada si tu mascota come un poco de estos vegetales de vez en cuando pero, en dosis altas, pueden llegar a  sufrir anemia en sangre.

Los síntomas de esta anemia lo notarás en la actitud del gato, más aletargada, y en su orina, que será más rojiza.

Uvas y pasas: Esta fruta, tanto seca como fresca, es tan perjudicial para perros como para gatos.

Si quieres evitar algún disgusto y que tu gato sufra fallos renales, evita a toda costa que coma este alimento.

Xilitol: Este endulzante, al igual que en el perro, provoca en tu gato un considerable aumento de insulina en sangre, ya que lo digiere mucho más rápido que los humanos.

Este subidón de insulina provoca un gran descenso de los niveles de azúcares en sangre, lo que puede provocar hipoglucemia.

Eso hará que tu gato sufra descoordinación, letargo e incluso vómitos. Si no se trata, puede llegar a provocarle convulsiones y podría caer en coma.

Frutos secos: Evita en todo lo posible que tu gato consuma algún fruto seco ya que algunos cuentan con sustancias que para él son tóxicas.

Sabrás si tu gato ha consumido algún fruto secó tóxico para él porque mostrará cuadros de vómitos y diarreas y problemas renales y digestivos.

Plantas perjudiciales: La flor de pascua, muy común en las casas durante la época de Navidad, la hiedra o las adelfas son solo tres plantas que resultan tóxicas para tu mascota.

Por lo tanto, evita tener estos vegetales en casa ya que tu gato se sentirá atraído hacia ellas y se las comerá, lo que podría ocasionarte algún disgusto.

 

Recuerda siempre acudir al veterinario si notas alguno de estos síntomas de intoxicación, ya que el especialista te ayudará a saber cuál es el mejor tratamiento a seguir.

Si quieres continuar cuidando de tu perro lo mejor posible únete a InfoFamily, donde nos encargamos de procurarte la mejor información sobre el cuidado de tu mascota gracias a nuestro blog.

Conoce también el calendario de vacunación para darle el mejor cuidado a tu mascota y lograr que viva sano y feliz a tu lado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies