Seleccionar página

Otitis, la infección de oídos más común en la infancia

por | Cuidado Familiar, Salud

La otitis se define como la inflamación del oído.

Existen diversos tipos de otitis pero la más común se denomina otitis media.

Este tipo de afección es una de las causas más comunes de la pérdida de audición en niños.

Se calcula que, antes de cumplir los cinco años, el 90% de los niños habrán sufrido al menos una otitis media.

La otitis, por lo tanto, afecta más a niños que a adultos porque sus oídos no están del todo desarrollados y se obstruyen más fácilmente.

Con el fin de darle a tus hijos un mejor cuidado, es conveniente que conozcas qué es exactamente esta patología y qué puedes hacer para evitarla o tratarla.

¿Qué es la Otitis?

La otitis media es una inflamación del oído medio que puede producirse tanto en uno como en los dos oidos.

La inflamación, que sucede detrás del tímpano, justo en la cavidad del oído medio, genera un líquido que no puede drenarse.

Esto ocurre porque el canal que conecta la parte media del oído y la garganta, llamado trompa de eustaquio, se obstruye y el líquido se acumula infectando el oído medio.

Su origen puede ser vírico o bacteriano y es una de las enfermedades más comunes durante la infancia.

Normalmente, esta afección no es grave, sobre todo si se trata adecuadamente.

Pero debes tener en cuenta que, si tu hijo sufre otitis con frecuencia o no tratas la afección correctamente, podría causarle pérdida de audición.

Recuerda que, aunque la otitis no sea contagiosa, un simple resfriado puede generarla.

Síntomas de la Otitis

Al ser los niños las principales víctimas de esta patología, debes estar muy atento a las señales que puede enviarte tu hijo, sobre todo si es muy pequeño:

Dolor en el oído: Es el síntoma principal de la otitis media.

Supuración: La otitis puede traer consigo una supuración del líquido atascado, aunque no siempre ocurre.

Picor excesivo: Si notas que tu hijo se rasca o se toca el oído de manera compulsiva deberías acudir al médico.

Llanto e irascibilidad: Puede que tu pequeño sea demasiado joven como para indicarte qué le ocurre. En ese caso, debes estar atento por si llora o se nota más irritable de lo normal cuando le tocas.

Fiebre: En ocasiones, la otitis puede traer fiebre, aunque no siempre, por lo que debes estar muy atento al resto de síntomas.

Pérdida de audición: Lo notarás si ves que tu pequeño no responde a tus llamadas o le cuesta oír cualquier cosa e inclina la cabeza hacia el sonido.

Este síntoma ocurre cuando la otitis ya se ha convertido en una afección grave y, mucho antes de llegar a este punto, es probable que hayas notado la dolencia y le hayas puesto remedio.

Las causas de la Otitis

La otitis media se crea a causa de un virus o bacteria que provoca la acumulación de líquido detrás del tímpano.

El resfriado común, la alergia o alguna infección respiratoria también puede ser la causa de esta infección.

Otra causa de la otitis es el mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio, que comunica el oído medio con la garganta.

Los mejores remedios para curar la Otitis

Ten en cuenta que, si tu hijo sufre a menudo otitis, varias veces al año, debes acudir al médico rápidamente.

El especialista realizará una exploración para ver si existe líquido o burbujas de aire.

Si se confirma la infección, el médico puede recetar paracetamol o ibuprofeno, que aliviarán el dolor y la inflamación.

En casa puedes seguir algunos remedios caseros para lograr aliviar el dolor de tu pequeño:

Calor seco: Introduce agua caliente en una bolsa térmica y cubrela con un paño seco y limpio.
Pon el recipiente sobre el oído de tu pequeño para proporcionarle un efecto cálido que hará a la vez de calmante y analgésico.

Aceite de ajo: Este alimento es antibacteriano y, como tal, puede hacer mucho bien a un oído infectado.
Machaca dos ajos y mezclado con aceite de oliva caliente.

Cuela el aceite y hecha dos o tres gotas en el oído de tu hijo.

Manzanilla: Además de aliviar el mal de estómago, esta planta tiene propiedades medicinales para diferentes dolencias, y una es la otitis.
En un vaso añade una cucharilla de aceite de oliva tibio y dos gotas de infusión de manzanilla.

Tras mezclarlo bien solo necesitas aplicarlo en el oído de tu hijo para ayudarle a recuperar la salud.

Nunca te olvides de acudir al especialista con el fin de seguir el tratamiento que más le convenga a tu hijo.

 

InfoFamily trabaja para aportarte más seguridad y darte más información con el fin de que cuides mejor a tu familia.

Sigue nuestro blog y mantente actualizado para cuidar mejor de todos los miembros de tu familia.

Únete a Club InfoFamily y disfruta de las mejores ventajas e igualmente síguenos para conocer los mejores consejos para tu cuidado y el de los tuyos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies