Seleccionar página

La alimentación de tu hijo: claves para un buen desarrollo

por | Cuidado Familiar, Familia

Es bien conocida la importancia que tiene la alimentación en tu salud y la de los tuyos.

Para que tu pequeño tenga un completo y sano desarrollo es imprescindible una alimentación sana y equilibrada.

Para ello, necesitas conocer qué debe comer tu hijo y a qué edad ya que una correcta alimentación durante sus primeros años será clave para su crecimiento.

Comer bien, variado y saludable le traerá innumerables beneficios que se manifestarán en su futuro.

Aquí te dejamos las claves para lograr una buena alimentación de acuerdo con su edad y sus necesidades.

La alimentación de tu bebé menor de un año

Una alimentación sana y equilibrada es indispensable para un correcto desarrollo físico, mental y social.

Por ello, debes saber qué tipos de alimentos es necesario incluir en la dieta de tu bebé a lo largo de todo su primer año:

Leche materna: Es importante que tu hijo, durante sus primeros seis meses, reciba leche materna de forma continua.

La lactancia materna proporciona una alimentación ideal a tu pequeño, además de inmunidad y protección ante enfermedades infecciosas y previene de futuras alergias e intolerancias.

Empieza a darle el pecho a tu hijo lo antes posible, al poco de nacer, ya que así logrará recibir todos los beneficios de la lactancia.

Aunque, si no puedes dar a tu hijo el pecho, optar por la lactancia artificial le aportará beneficios similares.

Si puedes dar el pecho, pero tu situación actual hace difícil el poder estar con tu hijo en todo momento, puedes explorar la posibilidad que te puede aportar el uso del sacaleches y mantener la lactancia con leche materna.

Es una buena opción cuando tienes igualmente que compatibilizar tu tarea de madre con la laboral, ya que en este caso, pueden ser otras personas las que se encargen de forma compartida de esta labor.

Leche de continuación: Existen en el mercado infinidad de opciones para dar a tu hijo a partir de sus seis meses de edad.

La leche materna debe seguir suministrándose, en el caso de poder darle el pecho, hasta  cumplir su primer año.

Pero es conveniente incluir la leche de continuación para cubrir las necesidades nutricionales de tu bebé.

Alimentos sólidos: Incluye alimentos sólidos poco a poco y separados en el tiempo.

Primero puedes incluir cereales y papillas de frutas sobre los 4-6 primeros meses.

Procura no incluir el huevo entero o la leche de vaca en la dieta de tu bebé hasta que éste cumpla al menos el año de vida.

Las legumbres tampoco están indicadas para los niños menores de 12 meses.

Estas indicaciones son genéricas, siempre debes seguir las pautas que marque tu pediatra en este primer año, porque igualmente la introducción progresiva de alimentos, podrá ayudarte a detectar posibles problemas de alergias e intolerancias alimentarias.

Los mejores alimentos para tu hijo de 1 a 3 años

Cuando tu pequeño haya soplado su primera vela y hasta que cumpla los tres años, su alimentación irá evolucionando e igualmente le acompañaran nuevos compañeros, como sus dientes de leche.

Recuerda que, durante esta época, puedes incluir casi todos los tipos de alimentos en la dieta de tu hijo.

Esto puede ocasionar los primeros lloros si no le agrada algo.

El niño debe aprender a comer bien, por lo que tu autoridad es clave a la hora de lograr que tu hijo coma de todo y de forma equilibrada.

Adapta también su alimentación a su edad y tamaño; por lo que, si no tiene hambre, no le obligues a comer.

Si sigues estos consejos, lograrás que tu pequeño aprenda a comer y tenga una dieta sana y equilibrada:

No te alarmes: Puede que, tras cumplir el año de vida, tu hijo muestre una mayor falta de apetito.

Esto se debe a que, al tener un menor ritmo de crecimiento, la obligación de ingerir calorías se reduce.

Por ello, procura no estresarte si tu pequeño come menos y dale el alimento que requiera.

Que no le falten nutrientes: A pesar de que su ritmo de crecimiento se haya ralentizado, no se ha detenido.

Por lo tanto, debes recordar que tu pequeño está en constante desarrollo y necesita más nutrientes que un adulto en proporción a su peso.

Practica buenos hábitos alimenticios: A esta edad tu hijo esta aprendiendo a comer.

Por ello, no dudes en introducir alimentos con texturas sólidas y variadas a partir del año de vida de tu pequeño para que se acostumbre a las diferencias de sabor y olor.

Las papillas, los purés y los alimentos troceados serán tus mayores aliados a la hora de aportar diversidad a la dieta de tu pequeño.

Tu objetivo debe estar orientado a lograr que antes de los dos años de vida tu hijo aprenda a masticar y saborear, siempre vigilando la evolución de la dentadura primaria.

Introduce alimentos nuevos poco a poco: Si lo haces en cada comida y al principio de la misma, lograrás mejores resultados ya que tu pequeño tendrá más hambre y menos reparos en probar cosas nuevas.

Dulces, los menos posibles: Además de evitar las caries en su primera dentadura, eludirás la dependencia que las golosinas y el azúcar crean en los niños.

Los zumos también se deberían descartar casi por completo.

Enséñale a usar los cubiertos: Mediante imitación, tu bebé querrá hacer lo mismo que tú y esto se repetirá a la hora de la comida.

Enseña a tu pequeño a usar bien los cubiertos, además de a masticar, y dale de probar los alimentos que quiera de tu plato para fomentar su curiosidad.

Evita sus caprichos: En torno a los 18 meses, el bebé puede empezar a mostrar comportamientos caprichosos, por lo que debes tener mano firme a la hora de la comida.

A partir del tercer año, la alimentación de tu hijo será como la tuya

Con más de tres años es posible que tu hijo ya coma solo y conozcas sus preferencias a la hora de llevarse algo a la boca.

Debes tener en cuenta, no obstante, que entre los 3 y los 6 años de edad, tu hijo requerirá un aporte de nutrientes alto y variado.

Sus necesidades energéticas durante este periodo aumentarán por estar inmerso en plena etapa de crecimiento y debido también a su gran gasto de energía.

Las proteínas durante estos años deben ser de alta calidad y abundantes; por lo que no dudes en incluir pescado y carnes magras en su dieta.

No olvides tampoco inculcar a tu pequeño la rutina de tomar un desayuno completo que incluya fruta, algún lácteo e hidratos de carbono.

A medida que tu niño crezca, la posibilidad de incrementar el menú aumenta.

Lo único que debes evitar es incluir el pan integral en la dieta de tu hijo a muy temprana edad.

La fibra es necesaria, pero la obtendrá gracias a las verduras y fruta, más que del grano integral, que podrás incluir en su dieta a partir de los cinco o seis años de edad.

Eso sí, sigue con la rutina de dieta variada y equilibrada y no dudes en consultar a un especialista sobre qué menú es el más adecuado para tu hijo.

No te olvides de motivar a tu pequeño para que coma de todo, sin estresarte ni agobiarte. Recuerda, la paciencia será la clave.

InfoFamily te ayuda a conocer como lograr una completa alimentación para tu hijo.

Sigue nuestro blog para informarte sobre todo lo relacionado con la alimentación de tu familia y únete al Club InfoFamily para descubrir como te ayudamos en el cuidado de los que más quieres.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Privacidad y Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies